domingo, 29 de septiembre de 2013








"Y de repente, todas mis expectativas de hombre perfecto,
 las encontré en ti... 
y aun así preguntan por qué me gustas tanto".

martes, 10 de septiembre de 2013

Estúpida yo y mi conciencia.

Mierda, no, no lo mires. Mira, ahí va. Pero no, ¡no lo mires dije! ¿Lo saludo? ¡No! Ni si quiera lo mires. Se está acercando. ¿Cómo lo sabes? Te dije que no miraras. Pero si es tan lindo. ¡No! Es feo, recuerda que te hizo sufrir. Aun así me gusta. Bueno, ¡Pero no lo mires! Está bien. ¿Cual es la idea de que se quede justo ahí? Solo... míralo. No, espera, no, no lo mires. Por la mierda, es tan lindo. Te dije que no miraras. Su mirada me mata. Deja de mirarlo. No puedo. Mira tu celular. Pero si está ahí, no puedo. Que mires a tu celular, dije. ¿Pero y si miro y después se va? No quiero. ¡Que dejes de mirarlo dije! ¿No querías olvidarlo? ¿No recuerdas esas noches que te hizo sufrir? ¡NO LO MIRES! Está bien.

-Yo y mi conciencia cuando él está cerca (Después miré el celular y él se fue).